Monday, November 28, 2005

Vientos Huracanados


Hoy sólo quiero huir de esta sensación que me destruye.
Sobre mi rostro caen lágrimas de sangre.
Un grito sordo agota mi resistencia, no puedo abrir los párpados, no tengo fuerzas.
Creí que éramos dos flores, un vinculo que venia de otro lugar. Reímos tantas veces en tu casa, lloramos también. Fueron muchas veces que bailábamos en atardeceres llenos de Cordillera.
Nuestras conversaciones eran siempre acompañadas de tesitos y hierba buena y sobre todo el silencio...me acuerdo ahora del silencio.
¿Qué sucedió? Por favor, que alguien me explique que pasó.
¿Cómo se puede destruir tan fácilmente todo?
¿En qué nos convertimos? o ¿En qué nos convirtieron?, ¿En qué se convirtió todo?
¿Tan frágil es el amor?


Chamila.

Respeto


Respeto para el formidable y rotundo trabajo de las actrices. Respeto por lo que ha sido un trabajo durísimo
Respeto por el dolor y los momentos sutiles.
Ha sido una experiencia al límite, hemos creado un teatro radical donde se arriesga la vida.
La instalación de la obra "Desórdenes Mentales" se apoya en el despliegue de sus textos, hablas que habitan el espacio tal como los cuerpos son hablados por el masivo circunvalante (Jaspers) que acomoda los cuerpos al poder, en que el poder se aparece obviamente como potencia, no como un acto.
Dramaturgia de las fuerzas del lenguaje, para cumplir con la promesa que dice que no hay sujeto puesto que es el momento, la época, lo que nos construye cuando nos habla para integrar los cuerpos al flujo de poderes.
Somos hablados por el poder y sus múltiples derivadas, a veces se producen malos implantes de los dispositivos básicos de acople en la maquinaria, por "malas" historias familiares, caja de resonancia de la verdadera forma formante. (Las palabras en la construcción del comunismo o la liberación de la potencia humana, o la reacción de los fascismos que distribuyen la tortura para la dominación de los cuerpos). En el borde se produce la enfermedad , es decir "el individuo". Los problemas mentales son el límite de las crisis políticas o civilizatorias, en familia se incuba el delirio para organizar el colapso de lo común a la experiencia_ siempre allí como un tutor despótico, el significante masivo falla cuando no proporciona contención para las políticas de la experiencia, esta es la locura_ el límite exterior del capitalismo es la esquizofrenia.
Saludos a Eugenia Prado y gracias por un texto que recupera racionalidad y así detener la desmesurada influencia de las magias y las eco-supersticiones.
Saludos a Alejandro Trejo por un trabajo arriesgadísimo que saca el texto al aire...

John Streeter.

Sunday, November 27, 2005

Desierto


Desde San Pedro de Atacama a una altura impresionante vivo hoy la certeza de un paisaje increíble, esparcidas imágenes del adobe, rostros marcados por el sol, piedras, calor seco. Más de once mil años de historia, interrumpen este instante mis añoranzas, mis deseos enfatizan hacia una obra que nace, se hace, crece, abrigando lenguajes ciertos. Cuánto aún nos queda por hacer....

Eugenia Prado

Saturday, November 26, 2005

Exorcismo



Me dio susto al ver esta fotografía, ver como el cuerpo se transforma.
No soy yo… o ¿soy yo?, Poseída por algún espíritu perdido.
El sudor sale del cuerpo la mente estalla y las palabras salen como disparos. Son voces que hablan. Mentes y espíritus flagelados quebrados.
Es la memoria que asalta.
Es el teatro... es la magia del teatro.

Chamila

Flor de cloaca


Hoy vi a una niña crecer, manifestarse en el tiempo, la veo desarrollarse en la dulce impermanencia del día a día, cuando me toca dialogar con ella, me habla del lado oscuro de la humanidad y es así como hace brotar en mi, la flor de la cloaca, aquella que se aferra a la tierra para recordar que la vida es nacer y morir sin miedo, que lo bello se origina en cualquier parte.
En ella habitan cuatro mujeres, cuatro diversas mujeres que al fin son una, que habla del dolor del deseo, pero sobretodo de la esperanza de un mundo mejor. Aunque para ello se tenga que morir.
“Desórdenes Mentales” es un obra de teatro que dan ganas de ver muchas veces, aunque después de cada función el agotamiento es una experiencia segura, pero luego de respirar la reflexión también asegura la experiencia de volver a nacer.

Inti

Morir


La vida es un nacer y un morir.
Aprender a disfrutar con intensidad la belleza de estar viva.
Vivo hoy con alegría mis días.
Vivo hoy con alegría a mis amigos.
Vivo hoy con alegría a mi familia.
Vivo hoy con alegría a mis compañeros de las tablas.
Vivo hoy con alegría a la persona que me acompaña y me acaricia.
Y vivo hoy con alegría la muerte. Saber y entender que la muerte es parte de la vida.
Hay que morir para nacer.
Nacer para morir.
Vivo hoy intensamente con alegría a Julieta…

Chamila

La pugna



En la terapia de grupo

...Y la Psiquiatra le dice a Zoe:

-"La mediocridad tiene su encanto mi amor, su estabilidad. Nuestro sistema se sustenta en un modelo eficiente..."-

Mientras la celadora escucha música afuera, con su personal Julieta escucha y mira inquieta.

Friday, November 25, 2005

Alma


Antes de comenzar la función, mi estado cambia, entro en un viaje donde siento que desnudaré mi alma.
Es como subirme en una gran montaña rusa de emociones infinitas, no temo, solo sé que quedará un pedazo de mi en el escenario.

Chamila

El primer encuentro



Lo primero que me surge luego de la lectura del texto “Desórdenes Mentales” de Eugenia Prado, es la libertad escénica
que el texto sugiere, tanto en lo formal como en sus contenidos, las voces que hablan por la autora y que dan vida a esta
obra, en lugar de acotar, abren puertas, sugiriendo situaciones, atmósferas, ambientes y estados emocionales infinitos.
El mundo femenino del texto se nos presenta como un viaje literario-dramatúrgico sin retorno, un viaje laberíntico y
complejo, difícil de sondear, donde el cautiverio, el daño físico y el suplicio mental, crean el terreno fértil y desafiante en
lo teatral en un intento por acceder y sumergirse en un lenguaje y un discurso que sólo puede habitar y sobrevivir en un
camino paralelo a lo que social y tradicionalmente podemos tolerar como trastorno mental.
El discurso político frontal, delictual, doméstico, rutinario, violento, psiquiátrico, jerárquico-técnico y sexual, se funden
y solidifican finalmente en una sola voz. Un animal femenino que brama y llora por una fisura, una rajadura que sangra
y se pudre, cual si fuera una vagina olvidada, fruto de siglos y siglos de intentar calzar como una fémina-hembra en un
esquema y un hábitat social, que tal vez no es el correcto, ni el que le corresponde.

Alejandro Trejo